El 9 veno circulo

Un regalo envenenado

(Del diario del capitán Tomasso Manfredi)

20 de Noviembre de 1997:

Hace unos días fui invitado a Milán, a presentarme ante el antiguo líder Sabbat y actual Príncipe, Janos del clan Lasombra. Pocas ganas tenía de ver a este hombre, y más desde mis experiencias a finales de los años 60 del siglo pasado y, sobretodo, la de hace meses cuando vi con mis ojos (y con gran horror) como cumplía su promesa de pasarse a la Camarilla.

Cuando me alojé en el hotel descubrí que Janos debía estar muy informado acerca de mis gustos sobre uniformes y parafernalia militar clásica porque había sobre mi cama un excelente, limpio y restaurado traje de oficial del ejército de los Estados Pontifícios (y podía captar que no se trataba de una reproducción moderna, sino de una pieza antigua conservada en algún museo público o privado y que ahora era el obsequio con el que el Lasombra me daba la bienvenida a la ciudad).

Aunque nunca llegué a ser oficial pontificio en vida (realmente, nunca llegué a ser oficial cuando respiraba) decidí lucir el uniforme para la recepción ante el Príncipe. La fiesta en su palacio, además de ser la típica recepción cortesana para todos los miembros de la Estirpe de la ciudad y alrededores, tenía un propósito diferente para unos invitados especiales entre los cuales me encontraba yo. Fui acompañado por el sheriff al sótano donde, además de Janos, la Justicar Lucinde presidía una reunión en la que nos encontrábamos tres vástagos,la arconte Lilika Kairos, la senescal y el sheriff de Milan y yo. En esta reunión se habló de una ciudad de soberanía “independiente” (es decir, su máximo representante no se reconoce en la Camarilla ni en el Sabbat) que ahora se encontraba en el caos y que la Camarilla consideraba adecuada tomar por su valor estratégico.

Sin haber revelado el nombre de la ciudad, hemos quedado de aquí a cinco años en que nos volveremos a reunir y analizaremos los datos que un grupo de ghouls infiltrados en la ciudad le harán llegar al Lasombra con tal de preparar una estrategia de conquista. Como colofón final, se nos ha anunciado que los cuatro presentes* seríamos el nuevo Consejo de la Primogenitura de la ciudad. Hemos quedado todos en shock al recibir la noticia.

Aguardaré con impaciencia el paso de estos cinco años. Se nos ha dicho que no hablemos del tema con nadie, ni siquiera con nuestros sires.

  • Los tres vástagos que me acompañan en la misión son:

- Ahren Aben: motero Brujah propietario de un pub en Alemania. De lo que he podido hablar con él es alguien que en pasado ha luchado en varias batallas. Desconozco si es por el hecho de que los de su clan deben aliviar tensiones de vez en cuando debido a su temperamento o es que me encuentro ante un moderno adorador de Marte. Es bueno, siendo militar, disponer cerca de alguien así.

- Gadea Trastámara: Esta simpática arqueóloga Ventrue dice descender de una familia relacionada con la realeza española (o algo así creo que me dijo) y que ha estado viviendo en Barcelona. Se la ve muy protocolaria, cosa que viene bien para no meter la pata ante personalidades. Igual nos llevamos bien… igual nos llevamos a matar, pero no me va a pasar desapercibida.

- Elisa Hardinger: Esta bruja gitana (que aún ni siquiera sé de que país viene) es una hechicera de los Tremere. La magia de este clan le ha salvado el culo a la Secta en muchas ocasiones y Dios sabe que los Sabbats y los que dicen ser Independientes (allá cada uno con lo suyo) no poseen a magos que logren igualarlos. Si es medianamente capaz, tendremos una gran baza a nuestro favor. Eso me recuerda, que también habrá que protegerla para no perder ventaja.

20 de Enero de 2001:

Nos hemos reunido en el puerto de Ostia, cerca de Roma, con Janos y con la Justicar. Esperaba con impaciencia que llegase esta reunión, sobretodo porque quería informar que alguien se ha ido de la lengua y que ahora saben desde la Camarilla (y el Sabbat) que Janos está patrocinando la conquista de una ciudad y que cuatro vástagos (anteriormente mencionados) íbamos a ser la nueva Primogenitura. Aun así, ya no hay vuelta atrás y el Príncipe de Milán nos ha informado de los datos obtenidos de la ciudad.

Antes de continuar, olvidé mencionar un dato hace cinco años que era importante para saber por qué la Camarilla está interesada en esa maldita ciudad: según fuentes fiables, esa ciudad esconde la tumba de un Anciano (puede que uno de esos míticos fundadores de los Clanes que dicen las leyendas) la cual fue trasladada durante la Segunda Guerra Mundial. La Camarilla trató de cerrar un acuerdo de compra de la ciudad con el jefe de la misma, un Setita llamado Serapis. Aunque las negociaciones iban bien, finalmente la cosa fue a mal y se canceló la compra… aunque existía un contrato que, de firmarlo Serapis con el Príncipe de la ciudad, haría que el territorio pasase directamente a la Camarilla.

La cosa es que Serapis desaparecio y su chiquilla, Vivida Aspid, gobierna “tan bien” que está la ciudad patas arriba y los lugartenientes mandan sin que ella pueda hacer nada. De los informes de la ciudad sabemos que, en general, se trata de una ciudad de Vástagos jóvenes (a excepción de Vivida y poco más), que cerca tienen un asentamiento lupino con el que mantienen un acuerdo de paz y que, en general, parece sencillo para tres vástagos de nuestra edad y experiencia. Hemos decidido que, para cubrir nuestras espaldas, negociemos primero con los lupinos y ya después vamos a la ciudad a hacernos con ella. Por lo que sabemos, es necesaria la firma voluntaria de Vivida para que el contrato tenga validez. Al preguntarle sobre quién sería el Príncipe de la ciudad, tanto Janos como la Senescal han dicho que eso quedaría en nuestras manos como Primogénitos (de hecho, el Lasombra dice que se queda con Milán aunque han tratado de ofrecerle esta nueva ciudad). Vamos… que nos vamos a una ciudad pequeña.

Escribo esto desde el barco que han fletado los Giovanni para llevarnos a la ciudad. El sitio al que vamos, que aún no sabemos el nombre, se encuentra en la costa griega. Bueno, si he conseguido ver una Milán Camarilla, puedo pensar en conquistar una ciudad griega. La segunda espinita…

1 de Febrero de 2001:

Juro que cuando vuelva a ver a Janos toda la decencia y buen estar que me ha enseñado Claudia la voy a tirar por la borda. Hijo de mala madre… nos ha engañado como ha querido y más.

Cuando estábamos a punto de llegar a la ciudad, navegando por el río, fuimos abordados por unos lupinos quienes, de no haber negociado con ellos, habrían acabado con nosotros. Por lo visto, no les gusta que la ciudad esté hecha un caos y les hemos asegurado que nosotros íbamos a arreglarlo todo. Por lo visto, quieren una serie de reformas de seguridad ciudadana y ecologismo en un período de un año. "No importa " pensamos todos “Si la ciudad es sencilla de tomar, solamente habremos de darnos prisa con las reformas”.

Luego vino la cruda realidad: Tony, el único ghoul que queda vivo en la ciudad, nos dijo que el informe que nos había dado Janos estaba mal y que las cosas que ponían como coser y cantar eran mentira. De hecho, las cosas en la ciudad eran realmente peores de lo que imaginábamos: lugares encantados, magos-vampiro que no son Tremere, cazadores (que descubrieron mis compañeros por las malas) y que ese atajo de novatos eran gente que podría igualarnos en poder. Y una Caza de Sangre por parte de Vivida.

Y la ciudad no es griega… sino española. Se llama Sagunto, una ciudad que es encuentra en la costa este de España y que está a más de tres horas de la siguiente ciudad Camarilla del país (es decir, Barcelona). Estamos encerrados en una ciudad de locos rodeada de Sabbats. Con razón Janos quería quedarse en Milán.

Necesitamos una buena estrategia ahora. El bunker donde estamos es, por el momento, el lugar más seguro, pero tenemos un año para poder completar todo esto si no queremos que unos perritos de tres metros nos coman el hígado a todos. Sin duda, un desafío.

Comments

Uriel_ Uriel_

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.